-->

Como reparar fuga de aceite de dirección hidráulica

 
como reparar fuga de aceite de direccion hidraulica

Como reparar fuga de aceite de dirección hidráulica


Te contamos las causas de las fugas de la dirección asistida y las incidencias más comunes.

¿Recuerda lo difícil que era mover el volante de un coche aparcado hace unos años? Había conductores que prácticamente tenían que tirar de él con las dos manos para girarlo. Cuando se compara esa sensación con los vehículos actuales que prácticamente se pueden manejar con un dedo, es realmente sorprendente.

Esto se debe al sistema de dirección utilizado en el pasado y al actual. Hemos pasado de la dirección mecánica, que funciona directamente a través de la fuerza del conductor, a los modernos sistemas de dirección asistida. Estos dispositivos facilitan mucho la conducción y se consideran uno de los mayores avances de la historia del automóvil. Sin embargo, no están exentos de problemas.

¿Qué son los sistemas de dirección asistida?

Los sistemas de dirección asistida son aquellos que nos permiten controlar la trayectoria del vehículo con facilidad. Consisten en una serie de mecanismos diseñados para ajustar las ruedas delanteras (o volantes) de manera que el conductor pueda controlar fácilmente la trayectoria del vehículo.

Los orígenes de estos sistemas están relacionados con el ejército. Se diseñaron como aplicación militar para ahorrar a los conductores un considerable esfuerzo físico al girar el volante de la maquinaria pesada y los camiones. Esta innovación se utiliza ahora en casi todos los vehículos del mercado y permite a los conductores reaccionar mejor ante los imprevistos y maniobrar más fácilmente a baja velocidad.

Tipos de sistemas de dirección asistida

Hoy en día existen tres tipos de sistemas en el mercado: hidráulicos, electrohidráulicos y puramente eléctricos o electrónicos. Estos últimos son cada vez más populares porque pesan menos y son más eficientes energéticamente que los otros.

En los sistemas hidráulicos, la bomba está conectada directamente al motor mediante una correa auxiliar. Su funcionamiento se basa en el flujo de fluido a través del pistón de la bomba, que aumenta e iguala la presión a medida que el conductor inicia o detiene el movimiento del volante.

Los sistemas electrohidráulicos funcionan de forma similar, pero utilizan un motor eléctrico para accionar la bomba hidráulica. En cambio, los sistemas electrónicos utilizan un sistema más sencillo con dos marchas que aplican la fuerza necesaria para que el vehículo gire con mayor suavidad.

¿Cuáles son los fallos más comunes en los sistemas de dirección?

La respuesta a esta pregunta es "depende". De hecho, los problemas varían en función del tipo de sistema instalado en el vehículo.

Por ejemplo, en el caso de la hidráulica y la electrohidráulica, los fallos más comunes están relacionados con la rotura de la correa auxiliar, las fugas de fluido o la presencia de contaminantes en el fluido.

La electrónica también tiene sus propios problemas, y sus causas varían. Por ejemplo, un fallo del sensor de par hace que el vehículo carezca ocasionalmente de dirección asistida. Entre los problemas más comunes se encuentran también un ruido constante en el mecanismo de dirección o la pérdida de comunicación en el sistema eléctrico.

La respuesta hidráulica entra en juego

Cuando se trata del sistema de dirección hidráulica más habitual, uno de sus inconvenientes es la pérdida de tacto en la carretera. Esto dificulta la conducción, especialmente a altas velocidades, porque no hay una relación directa entre la fuerza ejercida sobre el volante y la fuerza ejercida sobre las ruedas.

El acoplamiento hidráulico es una solución que mejora este comportamiento. Cuando un sistema de dirección con asistencia hidráulica está equipado con un dispositivo de retroalimentación hidráulica, el aceite se dirige a la superficie del pistón a alta presión cuando el volante se mueve, lo que dificulta el movimiento de la válvula de control desde la posición neutral.

De este modo, la tensión en el volante aumenta en proporción a la presión del aceite. De este modo, el conductor puede sentir el esfuerzo de mover el volante, aunque en menor medida, y mantener la sensación de contacto con la carretera. En otras palabras, este dispositivo de retroalimentación hidráulica aumenta intencionadamente el esfuerzo de dirección.

Defectos en la dirección asistida

Como se ha mencionado anteriormente, los principales fallos de la dirección asistida están relacionados con el líquido de dirección. Si el nivel del líquido de la dirección asistida es demasiado bajo, puede causar un problema grave. También es muy importante prestar atención a la limpieza del líquido y tener mucho cuidado al rellenarlo para evitar que entren objetos extraños. Por estas razones, debe cambiar el líquido según las recomendaciones del fabricante.

Hay muchas razones por las que puede producirse una fuga de aceite en estos sistemas. Si se dirige al distribuidor, puede encontrar juntas tóricas y sellos dañados, o incluso una grieta en esta unidad. También puede haber defectos en las conexiones de los tubos y en las juntas y anillos tóricos de los cilindros. Una carcasa agrietada también puede causar una fuga de aceite.

El mantenimiento adecuado del sistema de dirección de su vehículo es esencial para la seguridad. Utilizar productos de calidad y realizar las inspecciones en los momentos especificados en el manual de servicio de su vehículo es lo mejor que puede hacer para mantener las cosas bajo control.

Entradas populares

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Aceptar Leer más